Diez años después


Foto: Getty Images
Si diez años después te vuelvo a encontrar en algun lugar, 
no te olvides que soy distinto de aquel pero casi igual, 
si la casualidad nos vuelve a juntar diez años después, 
algo se va incendiar, no voy a mostrar mi lado cortés. 

Así arranca el tema “diez años después”, compuesto por Andrés Calamaro e incluido en el penúltimo disco de Los Rodríguez (Palabras más, palabras menos), mítico grupo de los años 90 que contaba también con la presencia de Ariel Rot entre sus componentes. 

Diez son los años que han pasado desde aquella eliminatoria del Celta ante el Standard de Lieja, y aunque la canción de Calamaro no tiene mucho que ver con lo sucedido, lo cierto es que este Celta es distinto pero casi igual a aquel. ¿O tal vez han cambiado muchas cosas?. 

De aquel Celta pre-concursal, apenas queda Carlos Mouriño y poco más. Ninguno de los ejecutivos que por entonces trabajaban para el club siguen ocupando sus cargos, y por supuesto ningún futbolista de la plantilla sigue en el vestuario. Eso sí, Oubiña, por entonces jugador, ocupa ahora mismo un puesto en la secretaría técnica, dirigida entonces por Félix Carnero. 

Ni el filial, ni la cantera se parecen lo más mínimo a aquel Celta que formó aquel 14 de septiembre con Esteban en portería, defensa de cuatro con Ángel, Tamas, Lequi y Placente. En el centro del campo Iriney, Oubiña, Canobbio, Gustavo López y Nené, y arriba Fernando Baiano. En la segunda mitad entraron Perera, Núñez, y Jonathan Vila, que hacía su debut en partido oficial con la camiseta del Celta, que por cierto usaba el mismo diseño que el Standard. 

Aquel día ganó el Celta con un tanto de Gustavo López, que permitió al Celta jugar con tranquilidad y sentenciar la eliminatoria en el partido de vuelta. Era un equipo completamente distinto al actual, con un esquema mucho más encorsetado, con el orden y la defensa como prioridades, muy alejado de la bendita locura en la que vive el Celta de Berizzo. 

Este equipo es más sólido que aquel. Lo ha demostrado durante tres años. Es un equipo que se ha mantenido con pocos cambios desde entonces, y ha ido perfeccionando su estilo de juego hasta jugar casi de memoria. Los resultados no han sido buenos en el arranque, pero queda mucho y los rivales han sido muy fuerte. El tropezón del Leganés se olvidará en breve, y para ello hay que empezar a ganar también, por qué no, en la Europa League. Igual que hace diez años. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada