"Da rabia ver a la afición mojándose y apoyando con 0-4 y no ser capaces de dar dos pases seguidos"


Foto: LFP
0-4 en el marcador y la afición aplaudiendo y alentando al equipo. No es algo habitual, y aunque fuese anecdótico, no pasó desapercibido para los jugadores, algo que recordaba Hugo Mallo este martes en A Madroa. El canterano y capitán del Celta lamentó no poder corresponde a la afición en ese momento, y recordaba otros momentos en los que también recibieron el apoyo de la grada: 

“Da rabia ver a la afición mojándose, y con un 0-4 en el marcador, y que seguía animando, mientras nosotros no éramos capaces de dar dos pases. Nos duele porque vemos que están de nuestro lado, que nos están apoyando. Pasó el año pasado con el Sevilla, eso nosotros lo agradecemos, nos viene genial y nos duele no poder agradecérselo de esa manera”, explicó el lateral derecho céltico sobre el apoyo de la afición en los minutos finales del partido ante el Atlético de Madrid. 

Las situaciones que se viven en Balaídos hoy en día son muy diferentes a las que veíamos hace unos años. Afortunadamente hay un cambio claro en la actitud de la afición. Y funciona. El Celta del 4% fraguó la salvación del equipo con una actitud muy diferente a la que había tenido la afición, por ejemplo, en el último descenso del equipo en el año 2007. Esa misma actitud sirvió para sobreponerse el año pasado a resultados complicados, como el 1-5 ante el Valencia en Balaídos para acabar la Liga en sexta posición, clasificados para Europa una década después. 

Eso lo saben y lo valoran los futbolistas. No merece la pena silbar o pitar. Es mucho más inteligente y efectivo el aplauso y el apoyo. Por supuesto, también la crítica, pero todo en su momento, ya que de los once que van de celeste depende la felicidad del celtismo. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada