Antón de Vicente: "Jugar en el Celta fue como vivir un sueño"


Foto: Marta Villamuza
Antón de Vicente es uno de esos jugadores provenientes del filial, aunque no estrictamente canteranos, que tuvieron su pequeña oportunidad con el Celta. En el caso del futbolista vigués tuvo que conformarse con entrar en alguna convocatoria. El Celta lo fichó para el filial, como un mediocentro con capacidad para jugar como central, posición en la que se había reconvertido en el Coruxo. La lesión de Samuel Llorca le abrió un hueco en el primer equipo, pero le quedó la espinita de poder debutar en competición oficial. 

Varios años después de su salida del club, Antón de Vicente recuerda en las vavel.como aquellos dos años vividos en el Celta: “Una etapa muy bonita, Quizás haya sido el mejor año en mi etapa futbolística hasta el día de hoy. El primer año jugué todo y ascendimos, siete meses entrenando con el primer equipo, tres meses convocado… fue como vivir un sueño. La pena fue el debut, al destituir a Paco Herrera nunca sabes que hubiese pasado, fue quién apostó por mí”, comentó. 

Tras la destitución del técnico catalán y la llegada al equipo de Abel Resino, su suerte cambió por completo. Antón ya no volvió a ser convocado nunca, y se conformó con jugar en el filial, donde aún estaría un año más, sin oportunidad alguna con los “mayores”. Es la historia de un celtista de corazón, a quien se le puede ver por Balaídos cuando sus obligaciones profesional se lo permiten, y que incluso viajó con la afición desplazada a Riazor en el derbi jugado en A Coruña la pasada temporada. 

Este año, tras dos temporadas en el sorprendente Somozas, ha regresado a Vigo, para vivir su tercera etapa en el Coruxo, un equipo que le ha dado mucho a lo largo de su carrera deportiva. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada