El "Tucu" aprovecha su oportunidad retrasando su posición


Pablo Hernández recibió la alternativa por parte de Juan Antonio Pizzi. El “Tucu” fue titular en el segundo partid de la selección chilena, disputado anoche ante Bolivia, y el de Tucumán no desaprovechó la oportunidad. Se convirtió en uno de los mejores jugadores, y aunque la victoria de su equipo llegó sobre la bocina, y de forma un tanto injusto por hacerlo con un penalti inexistente, a buen seguro que los tres puntos logrados servirán para que Pizzi siga contando con él. 

La relación de Hernández con la selección chilena es reciente y breve. Se nacionalizó chileno cuando jugó en O’Higgins, porque un abuelo suyo era de nacionalidad chilena, aunque él nació y creció en Tucumán, Argentina. Su salida hacia España hizo que Sampaoli se fuese olvidando de él progresivamente, aunque llegó a disputar algún amistoso, como por ejemplo el año pasado en Wembley ante Brasil. 

La llegada al banquillo de Juan Antonio Pizzi le ha vuelto a colocar entre los imprescindibles de la “roja”, después de quedarse fuera de la Copa América disputada en Chile en el año 2015. En el primer partido, disputado ante Argentina, no gozó de minutos, pero ayer fue titular y jugó todo el encuentro, rayando a gran altura. Se ha ganado la continuidad. 

En esta ocasión jugó un poco más retrasado de lo habitual, colocado justo por delante de Gary Medel y Gonzalo Jara, los centrales del equipo. Vino a ocupar la posición que habitualmente ocupa el lesionado Marcelo Díaz, también jugador del Celta. El hecho de actuar un poco más retrasado, de lo que seguramente tomó buena nota Berizzo, no le impidió enviar buenos pases a sus compañeros de ataque, e incluso ensayar el disparo lejano, sin mucha fortuna. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada