El Celta ya no ve tan claro que "nos lo vayan a comprar"


Foto: Miguel Riopa / Getty Images

"No lo queremos vender, pero nos lo van a comprar". Esa lapidaria frase de Carlos Mouriño parecía significar el adiós definitivo de una de las grandes perlas de la cantera celeste de los últimos años. Unos días más tarde en el programa El Larguero recomendaba a la afición celeste, casi entre risas, que disfrutaran de Gabri lo que quedaba de temporada. 

Nadie entonces apostaría un euro porque a 26 de julio Gabri Veiga siguiera entrenando con el Celta con total normalidad, pero el caso es que aquí está el canterano después de que una de las dos sentencias de Carlos Mouriño, "nos lo van a comprar" todavía no se haya cumplido. Hasta el 31 de agosto falta mucho tiempo, pero según informa Óscar Méndez en @Relevo, en la planta noble de Príncipe ya no están tan seguros de que llegue esa oferta de 40 millones por el porriñés. 

Tanto es así que en Casa Celta ya no descartan su continuidad el próximo curso, aunque de la tan cacareada oferta de renovación por el momento no hay nada. Mouriño señaló en varias ocasiones que hacerle una oferta de renovación sería una falta de respeto al jugador, teniendo en cuenta las ofertas que supuestamente tenía. Llegaron a filtrar cifras que superaban la decena de millón de euros procedentes de las Islas Británicas, pero o estas ofertas nunca llegaron, o Gabri Veiga no las aceptó. 

El caso es que el Celta, que daba por hecho su traspaso, había planificado una temporada contando con este dinero, y aunque no es necesaria la venta para acometer traspasos, no es lo mismo acudir al mercado con 10 ó 15 millones que hacerlo con 50 ó 55. De todos modos, y siempre según Mouriño, la venta de Gabri Veiga no afectaba al límite salarial, por el bajo salario del canterano, y el Celta tiene dinero en la caja, si atendemos a los datos económicos que ha ido haciendo públicos el club en las últimas campañas. 

Esto no es exactamente así. La venta de Gabri sí que tendría un impacto en el límite salarial, aunque no sería muy significativo. El principal problema para el Celta ahora, no es tanto la continuidad de Gabri, como el hecho de que todas las fichas están ocupadas, y debe aligerar la plantilla para que puedan llegar nuevos fichajes, pero entre esas salidas parece que no estará la de Gabri Veiga. 

El mundo del fútbol da muchas vueltas, así que no sabemos lo que podrá pasar de aquí al cierre del mercado. El fin de temporada del Celta y de Gabri en particular, rebajó las expectativas de muchos clubes sobre su fichaje. Muchos clubes pudieron entender que la presión a la que fue sometido el jugador por su propio presidente le afectó, y eso es algo importante en un club con aspiraciones. Y aunque respondió en el partido clave, anotando dos goles que dieron la salvación al Celta, volvió a estar discreto en la Eurocopa Sub-21, donde las molestias físicas que arrastró en las últimas jornadas le lastraron. Puede que hasta ese problema físico pesase más que la presión, pero es algo difícil de concretar. 

 

0 comentarios:

Publicar un comentario