Sucession



“Sucession” es una de las mejores series de los últimos tiempos, al menos en mi opinión, en la que se narran con crudeza las guerras internas en la familia de un magnate por su sucesión. Imaginamos que nada tiene que ver el Celta  y la familia Mouriño en todo eso, pero todo apunta a que el sucesor de Carlos Mouriño será una persona cercana. 

El Presidente siempre se refiere al Celta como “una empresa más” dentro de su grupo corporativo. No es la situación ideal para el celtismo, y seguramente explica el desapego social que está sufriendo la casi centenaria institución, muy lejos de los procesos “más o menos” democráticos anteriores a la conversión del club en sociedad anónima deportiva. 

Las reglas del juego son las que hay. El Celta es una empresa cuyo propietario mayoritario es Carlos Mouriño y su grupo de empresas. El Presidente céltico acumula 16 temporadas como jerarca, y con 79 años es evidente que su tiempo en el cargo tiene fecha de caducidad. 

Esta mañana Marián Mouriño pasó por el Círculo de Empresarios de Galicia y se refirió a esa posible sucesión. Uno de los nombres que suena es el de su hijo, Carlos Álvarez Mouriño: “Terminó su carrera y está trabajando en un equipo de fútbol. Está preparándose y esa es la filosofía que tenemos. Todos tenemos que estar preparados para lo que pueda pasar”, señaló en declaraciones publicadas por La Voz de Galicia. Mouriño añadió que se “están empapando de todo lo que pasa, de sus proyectos, de su visión, si hay que asumirla, se asumirá”. 

Con todo, la hija del presidente no ve cercana la salida de Carlos Mouriño: “A día de hoy madruga para trabajar en el Celta y termina por la noche viendo algún partido de la cantera. A los 79 años tiene un ritmo que aún nos cuesta seguir”, concluyó. 

0 comentarios:

Publicar un comentario