¿Te acuerdas de... Ariel Rosada?



Muy criticado en sus primeros partidos con el Celta, a donde llegó fuera de ritmo en el mercado de invierno de la Temporada 2007-08, acabó siendo uno de los jugadores más valorados del plantel en una de las peores temporadas del club, salvado con el doblete de Iago Aspas ante el Alavés. Ayer cumplió 44 años, y hoy queremos recordar su figura. 

Ariel Rosada, apodado "el bombón", se formó en las categorías inferiores de Boca Juniors, debutando con el primer equipo un 19 de febrero de 1998 frente a Argentinos Juniors. Muy pronto daría el salto a Europa, con apenas 20 años sería traspasado al AZ Aalkmaar, aunque no pudo triunfar en la Eredivisie, regresando a Boca Juniors al final de esa temporada.

Su siguiente equipo sería Chacarita Juniors, con quién se asienta en la titularidad durante 4 temporadas, al final de las cuales llegaría la llamada de Newell'old Boys. Si con Boca Juniors había ganado 2 ligas, con "los leprosos" consiguió ganar su primera liga siendo un jugador importante. Fue el Apertura de 2004.

En 2005, Rosada daría el salto a la Liga Mexicana, una de las más potentes y con los sueldos más altos de toda América. Durante 3 temporadas jugó para el Deportivo Toluca, antes de que el Celta se fijase en él y lo contratase en el mercado de invierno de la Temporada 2007-08. A Vigo llegó muy pasado de forma y sus primeras actuaciones no convencían a la afición. El argentino apenas podía completar un partido porque su derroche físico le hacía desaparecer en las segundas mitades. Rosada estaba pagando la diferencia entre las temporadas americanas y las europeas. Llegó con la forma física de pretemporada, cuando en España todos los jugadores estaban en la mejor forma posible.

A pesar de mostrar buenas maneras, en cuánto a intensidad defensiva, su manejo del balón y la ya mencionada baja forma hicieron que su primera temporada en Vigo no convenciese a casi nadie.

Todo cambiaría en el segundo año. Realizando la pretemporada con el resto de sus compañeros, Rosada alcanzó un nivel increíble y su actuación fue "in crescendo" con el paso de los partidos, hasta el punto de hacerse con la titularidad sin discusión alguna y convertirse en uno de los mejores, sino el mejor, jugador de la temporada.

Rosada cambió los abucheos iniciales y los insultos por la calle, por ovaciones constantes partido tras partido. Su profesionalismo, su honestidad y su carácter afable le valieron para ser muy querido en Vigo y recordado como un buen futbolista que llegó en mal momento.

Tras la temporada 2008-09 y después de que el Celta no ascendiese a Primera, solicitó al club que le dejase via libre para fichar por Boca Juniors. Su traspaso se prolongó en el tiempo más de lo necesario, pero finalmente tras varios tira y afloja, llegó a la disciplina del equipo de La Bombonera, del que siempre se ha declarado seguidor. Tuvo unos buenos inicios en Boca, pero con la llegada de Abel Alves al cuerpo técnico, Ariel fue relegado al banco de suplentes.

Tras el  vencimiento de su contrato con Boca, la directiva de dicho club decidió no renovarle y Rosada arregla su incorporación al Club Atlético Banfield a préstamo por un año con una opción de compra. A principios del mes de agosto de 2011 firmaba con el Olimpo de Bahía Blanca, de la primera división argentina, que acabaría descendiendo a la Segunda argentina. Después de esto, Ariel decide regresar a su localidad natal, Campana, para jugar en el Villa Dálmane, que militaba en el tercer nivel del fútbol argentino. 

Ficha de Ariel Rosada en Yo Jugué en el Celta


0 comentarios:

Publicar un comentario