El mejor broche a un trimestre de locura


Foto: Ricardo Grobas/Faro de Vigo
El Celta pondrá fin este domingo a un trimestre de locura, con dos partidos por semana de forma consecutiva desde el regreso de las vacaciones de navidad. Todo comenzó con un partido de Copa en Valencia, y terminará hoy en Riazor con un derbi. Ni más ni menos. 

El fin de fiesta a un trimestre inolvidable lo pondrán los de Berizzo con el duelo de la máxima rivalidad ante un conjunto que no le pondrá las cosas sencillas, pero que en caso de lograr una victoria sería un broche inmejorable para un comienzo de año muy por encima de las expectativas marcadas por los agoreros cuando la liga comenzó en septiembre con tres derrotas consecutivas. 

El equipo ha sabido sobreponerse a ese mal comienzo, a la crítica, y a ese sinergia negativa en torno al equipo que en años anteriores acabó de forma dramática. El equipo, incluso empeorando en el mercado de invierno con la salida de Orellana, nunca ha dejado de creer en sí mismo, y se ha empeñado en demostrar que es posible lograr todo aquello que uno se propone. 

La eliminación en semifinales ante el Alavés fue un borrón, pero servirá para aprender de cara al futuro. Y el futuro llega tras el parón por las selecciones. Entonces se jugará la temporada, que ya es de notable, y puede ser sobresaliente o de matrícula de honor. Para ello, nada mejor que ganar esta tarde y regresar con las pilas a tope. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada