Con Eusebio empezó todo


Foto: Miguel Riopa/Getty Images
El Celta es hoy en día un equipo reconocido por su estilo de fútbol y también por ser uno de los equipos de Primera que cuenta con un mayor número de canteranos en sus filas. Muchos de ellos debutaron con Eusebio Sacristán, y aunque la gran mayoría se han ido, han dejado claro que la apuesta por la cantera puede ser muy rentable si es decidida. 

Todo eso empezó con Eusebio Sacristán. El fichaje del que fuera jugador del Celta en los años noventa fue una de las mejores decisiones de Carlos Mouriño como entrenador del Celta. Y llegó justo en un momento en el que atravesaba uno de los peores momentos de su historia, tras dos temporadas en la categoría de plata en las que el objetivo del ascenso era un sueño, y la permanencia la realidad del club. 

Sumido en una grave crisis económica, el acierto en la contratación de Eusebio fue clave para la supervivencia del club. Bajo su mandato debutaron o se consolidaron en el primer equipo los jugadores que más adelante salvarían al Celta y lo llevarían de nuevo  a Primera División. El ejemplo más claro es Iago Aspas, pero también Hugo Mallo, que subió del juvenil al primer equipo directamente, contando con el apoyo del técnico castellano. 

Pero no fueron los únicos. Joselu, vendido por 1,5 millones de euros que alliviaron las arcas celestes, además de otros como Jordi Figueras, que se consolidó en el Celta bajó el mando de Eusebio, y sería traspasado por un millón de euros. También debutar son Yoel, Túñez, Víctor Vázquez, Toni, Mateo, Oriol Riera  o Candela entre otros, además de apostar por los que había en el equipo cuando llegó el. 

Es cierto que los resultados no fueron buenos. Consiguió salvar al equipo en su primera temporada, y le costó mucho arrancar en la 2009-10, aunque fue uno de los mejores de la segunda vuelta de aquella Liga, en la que acabó posicionado en una zona muy tranquila de la clasificación. No fue renovado, y la llegada de Paco Herrera le dio un impulso al equipo, aunque el técnico catalán supo aprovechar también lo hecho por su predecesor, y los nuevos fichajes que llegaron a Casa Celta aquel verano. 

Tras entrenar al filial del Barcelona, el pasado año le llegó una nueva oportunidad en el banquillo de la Real Sociedad, donde está manteniendo la misma estructura como entrenador: Apuesta por el juego bonito y por la cantera. Desde su llegada ha hecho debutar o consolidarse en el primer equipo a Aritz Elustondo, Oyarzábal, Jon Bautista, Capilla y Zubeldia. Este año también le ha dado la alternativa a Alvaro Odriozola, y ha convocado a Kevin Rodrigues e Igor Zubeldia.  Un entrenador que será muy bueno para la Real Sociedad, mientras sea entrenador suyo y en años posteriores por el patrimonio que le dejará al club. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada