La celeste como atajo hacia la roja


Foto: David Ramos/Getty Images
 Si algo bueno tiene la convocatoria de Iago Aspas es la demostración de que el Celta puede ser un escaparate inmejorable para acceder a la selección española, al igual que lo es para ir a otros combinados. El equipo vigués tendrá 11 internacionales durante esta semana disputando diversos partidos a lo largo y ancho del planeta. 

No es fácil lograr internacionales absolutos en una selección como la española, que ocupa actualmente la élite del fútbol mundial. El Celta lo ha logrado en los últimos años con dos jugadores: Nolito y Iago Aspas, que formaban parte de aquella delantera “mojón” a la que se refería el delantero andaluz cuando hablaba de él y de sus compañeros. El otro, Fabián Orellana, es habitual en las convocatorias con Chile, con quien se proclamó campeón de América el pasado verano. 

La internacionalidad de Iago Aspas puede servir como efecto llamada para otros futbolistas que pueden comprobar como el Celta puede servir de trampolín para ir a la selección, y que no siempre es necesario jugar en un equipo de los llamados “grandes” para ser internacional. Nolito lo consiguió, después de rendir de forma excelsa durante dos años, y a Iago Aspas tampoco le ha salido barato. Ha tenido que trabajar durante muchos años, llamar la atención por su calidad, hasta que al fin lo consiguió. Y todo eso vistiendo la camiseta del Celta. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada