Las Palmas 3 - Celta 3 [La locura reina en Gran Canaria]


Foto: LFP
Hay maldiciones que pesan más que la lógica. Esa lógica que aseguraría una victoria con un 0-3 en el marcador, y que la impide a base de palos en la segunda mitad y con una remontada épica que recordarán en Las Palmas durante años. El Celta desperdició una renta de tres goles, y a pesar de jugar más de media con uno menos, y con la moral maltrecha, terminó el partido buscando la victoria que no consiguió de milagro con un disparo al paro de Marcelo Díaz.

Un partido loco que arrancó así desde el principio. Berizzo dio entrada a Sergi Gómez, sancionado en la anterior jornada, sacrificando a Jonny en el lateral izquierdo, y dejó en el banco a Bongonda para dar entrada a Pione Sisto. No pudo empezar mejor el partido para el Celta. Aspas fuerza una falta en la frontal del área, y Wass dispara de forma inteligente entre la barrera sorprendiendo al meta canario. 

La Union Deportiva Las Palmas, fiel al guión, tenía el balón, pero el Celta logró sorprenderlo con una presión altísima y saliendo a la contra con velocidad. A los 14 minutos genial pase de Sisto para Aspas, que bate con una preciosa vaselina a Raúl poniendo el segundo. En el 20, otra vez Aspas aprovecha un enorme pase de Orellana para batir de nuevo al meta rival y poner 3 goles de ventaja con un mundo por delante. 

Los canarios no sabían lo que había pasado. Aún no se habían acomodado y ya tenían tres goles de desventaja. Y eso que no estaban jugando mal, pero la efectividad celeste en esos minutos fue brutal. De hecho, pudieron llegar más goles en la primera mitad ya que los atacantes llegaban muy sueltos. Superada la media hora, el conjunto local fue cogiendo el pulso al partido, con posesiones más largas y encontrando más espacios. Melero López se cebó con los célticos a base de amarillas, y lógicamente la presión no podía ser tan agresiva. 

Sergio salvó el 1-3 al borde del descanso salvando un disparo de un futbolista canario. Unos minutos antes se había lesionado Orellana y el Tucu estaba renqueante, así que lo que unos minutos antes parecía una balsa de aceite, ahora ya no lo era tanto. 

Tras la reanudación, el Celta sabía que era fundamental aguantar el marcador el mayor tiempo posible, e incluso buscar a la contra el gol de la sentencia. El partido estaba controlado. La Unión Deportiva tenía balón, pero no generaba realmente peligro, hasta que Sergio facilitó la remontada con una salida calamitosa que Bigas aprovechó para poner el 1-3. 

El Celta tuvo la sentencia un minuto después tras una extraordinaria acción personal de Iago Aspas, que asiste a Pablo Hernández, pero el argentino intenta ajustar demasiado el balón y se encuentra con el poste. Fueron dos acciones desgraciadas que podrían haber cambiado el rumbo del partido. 

En ese momento, el Celta estaba a merced de un rival que por entonces era muy superior. Setién introdujo a Liebaja, y el atacante balcánico protagoniza otra acción clave forzando un penalti que le cuesta la expulsión a Sergi Gómez. El Celta se veía con más de media hora por delante y un hombre menos ante un equipo lanzado hacia la remontada. 

Con 2-3 y un defensa menos, la entrada de Jonny tarda mucho en producirse, y el empate a 3 pilla al Celta sin el lateral izquierdo, y justamente por ahí entra Michel Macedo para poner el balón a Kevin Prince Boateng, que empujó al fondo de las mallas. Un gol imperdonable. 

Tras el empate, Berizzo deja en el campo a Aspas con buen criterio ya que el moañés está en estado de gracia. El gran mérito del Celta es que logró que en esa media hora el Las Palmas no tuviese prácticamente ninguna ocasión de gol, y que la mayoría fuesen para el Celta. Aspas fue capital en la recta final, aguantando balones, y poniendo un balón magistral para que Marcelo Díaz, con la ayuda del meta rival, enviase un balón al larguero que podría haber dado la victoria al Celta. 

No pudo ser. El Celta estuvo a punto de romper la maldición del Estadio de Gran Canaria, pero habrá que esperar hasta el próximo año para asaltar el recinto amarillo. 


Ficha técnica 

Las Palmas: Lizoain, Michel, David García, Bigas, Dani, Gómez (Livaja, min.61), Roque, Viera, Prince, Tana (Momo, min.75) y Araujo (García, min.85).

Celta: Sergio, Hugo Mallo, Cabral, Sergi Gómez, Roncaglia, Radoja, Pablo Hernández, Orellana (Marcelo Díaz, min.34), Wass (Bongonda, min.78), Sisto (Jonny, min.69) y Iago Aspas.

Goles: 0-1, min.5: Wass; 0-2, min.15: Iago Aspas; 0-3, min.21: Iago Aspas; 1-3, mibn.52: David García; 2-3, min.64: Viera, de penalti; 3-3, min.68: Boateng.

Árbitro: Melero López, del comité andaluz. Expulsó a Sergi Gómez (min.65) y amonestó a Hugo Mallo, Radoja, Iago Aspas, Pablo Hernández, Wass, Marcelo Díaz, Boateng, Momo.

Campo: Estadio Gran Canaria.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada