¿Está perdiendo interés el derbi entre el celtismo?


Foto: Atlántico Diario
Después del descenso del Celta en 2007, Galicia estuvo más de cuatro años sin vivir un derbi en partido oficial, más allá de un enfrentamiento en la extinta Copa de Galicia, allá por el año 2008, cuando ambos equipos coincidieron en una final ganado en los penaltis por el Celta en el ourensano estadio de O Couto. 

Fue el descenso del Deportivo en 2011 el que propició el reencuentro entre los dos grandes del fútbol gallego. Aquellos enfrentamientos fueron recibidos con entusiasmo en ambas ciudades. Había muchas ganas de derbi después de varios años de ausencia, y se vivieron con intensidad, dentro del terreno de juego, pero también fuera. En ocasiones con demasiada. Evidentemente, los estadios se llenaron en todos los partidos. 

Pero han pasado los años y ha llegado la monotonía a este tipo de partidos, hasta el punto de que parece que ya no son lo mismo. Al menos en Vigo. Un buen ejemplo podemos verlo en la venta de entradas para este partido. A estas horas, quedan unas 1.600 entradas sin despachar. Muchos justifican esta caída en la venta de entradas en el ascendente precio de las mismas, pero lo cierto es que la grada de Tribuna, la más cara del estadio, ha agotado sus localidades hace ya unos días. 

Y es cierto que los precios, en general, son caros, así que una buena vara de medir será la del  número de socios que acudan al estadio. Ahí ya no habrá justificación alguna. La mayoría de los socios no tienen que pagar suplemento para acudir a este partido. Veremos cual es su respuesta, pero parece que el derbi está perdiendo cierto interés entre los aficionados. No es que no interese, por supuesto, interesa y mucho,  pero no es lo mismo un derbi en Segunda, que en la máxima categoría, y mucho menos cuando el equipo está compitiendo en la Europa League y hace tres días vino a Vigo el Ajax. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada