El Celta lideraría la liga de filiales


Foto: Alba Villar/Faro de Vigo
Durante muchos años se ha fantaseado con una liga de filiales, a imagen y semejanza de lo que ocurre en otros países. Son muchos los que defienden este sistema, para proteger al fútbol más modesto, pero también son muchos los que consideran que la ventaja competitiva de los canteranos al medirse contra equipos profesionales es fundamental para una rápida adaptación al primer equipo. 

Al margen de este debate, que sería muy interesante, queremos destacar un dato del que se hace eco Marca en un artículo firmado por Carla Sobrino, en la que se jugaría una hipotética liga de filiales con los equipos B que militan en la Segunda División B en la actualidad: Un total de 13. 

Pues bien, el Celta sería el líder de esta hipotética liga de filiales, merced a su gran arranque de temporada, que le sitúa en tercera posición de su grupo con 20 puntos. El Athletic tiene a su filial en primera posición del grupo II, aunque con tres puntos menos que los de Menéndez. La Champions la completarían Barcelona y Valencia, con 16 y 15 puntos respectivamente. 

Estos serían, a día de hoy, los cuatro mejores equipos filiales de Segunda B. Detrás de ellos estarían el Real Madrid, Osasuna, Granada, Mallorca, Villarreal y espanyol, y ocuparía puestos de descenso, en una liga de 13 equipos, Córdoba, Valladolid y Real Sociedad, que suma 8 puntos actualmente. Recordemos que el filial del Sevilla se encuentra actualmente en Segunda División B y, por tanto, no es posible establecer comparativas con los otros 13 conjuntos de la categoría de bronce. 

Más allá de esta clasificación anecdótica, lo que es significativo es el excelente inicio de curso de los de Alejandro Menéndez, que sirve además como continuación de lo exhibido en la segunda vuelta del pasado curso, precisamente bajo la batuta del técnico asturiano. El club ha mostrado en los últimos tiempos su intención de contar con un filial fuerte, que pelee por el ascenso a Segunda, algo que en los últimos años estuvo bastante lejos de ser real. La temporada es muy larga, y aguantar este ritmo será tremendamente difícil, especialmente en un filial, siempre mucho más irregular que un equipo senior. En todo caso, vivir más tranquilos que en pasados cursos ya es todo un premio para los jugadores del Celta B. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada