El gen competitivo


Foto: Alejandro Pagni/Getty Images
Eduardo Berizzo habló este miércoles en Uruguay de como se vive el fútbol en Sudamérica: “Acá el fútbol es un ejercicio de supervivencia, hay que ganar constantemente para vivir una semana tranquila. Nos han educado y hemos crecido con una competitividad extrema, no sólo en el máximo nivel sino también en las categorías menores”, apuntó. 

Al respecto explicó que “ese gen competitivo está en nuestro ADN, ganar un partido de fútbol es un ejercicio de valentía. Pueden permitirte jugar mal, pero no que no te entregues a tope, así que enfrentarnos a estos equipos nos vendrá bien”, apuntó. 

Ese gen competitivo, del que muchas veces ha adolecido el Celta a lo largo de la historia. Esa pequeña diferencia entre ganar una Copa ante un rival inferior, o que este remonte sin jugar mejor. Son esas pequeñas diferencias que transforman a un equipo, y en las que Berizzo siempre ha hecho hincapié desde su llegada a Vigo. 

Su estancia en Montevideo podrá servir como curso avanzado para un equipo que, eso sí, ha demostrado en los últimos años tener mucho más desarrollada la “proteína de la victoria” que generaciones precedentes del equipo, tal y como lo demuestra el hecho de haber conseguido los objetivos en momentos emocionales muy difíciles. El ascenso, con un Valladolid metiendo mucha presión desde la ciudad castellana, o la salvación del año siguiente ganando precisamente cuando había que hacerlo. 

Ese gen ganador que ya demostró el Celta momentos antes de la llegada de Berizzo, y que deberá reforzarse en los próximos años para alcanzar objetivos que no serán nada sencillos, y requerirán de mucha fuerza mental. 

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada