El día que Revivo cambió el Celta por el Maccabi


El fútbol se profesionaliza a pasos agigantados y ya no concebimos un equipo sin nutricionista, recuperadores o psicólogos. No estamos hablando de la época de los balones de cuero, madres remendando las camisetas y e interminables viajes en autobús de varios días de los años 40, hace apenas 20 años sucedían cosas que hoy nos parecen completamente inviables.

Y es que precisamente hace unos días, el pasado 18 de julio, celebrábamos los 20 años de la llegada de unos de esos futbolistas que marcarían una época en Vigo, don Haim Revivo. Vivo, como era conocido en aquellos primeros días, llegó como un auténtico desconocido y se fue como un ídolo.

Tras llegar a Vigo y firmar su contrato ponía rumbo a Holanda junto con el resto de la expedición comandada por Castro Santos a Oisterwijk, una pequeña localidad al norte de Eindhoven.
Pero pocos días estuvo allí, porque precisamente tal día como hoy de 1996, Revivo abandonaba a sus compañeros y a su club y puso rumbo a Belgrado donde le esperaba su ya ex equipo, el Maccabi Haifa, que se jugaba su clasificación para la Copa de la Uefa frente al Partizan con la obligación de remontar el 0-1 de la ida. 

Aunque ya habían tenido algunos intentos con las rondas previas de la Recopa y la Champions, el Maccabi nunca se había metido en la fase final de ninguna competición europea y los dirigentes soñaban que ese podía ser el año. Solo dejaron viajara a Revivo a Vigo después de jugar el partido de ida y con la condición de que volviera para jugar la vuelta.

Y Haim no defraudó, fue titular en el partido y a los 10 minutos empató la eliminatoria con una bonita bolea desde la banda izquierda. Pero el Partizan hizo valer su condición de favorito y remontó el partido hasta poner el 3-1 final.

El conjuntó israelí fue eliminado y Revivo tuvo que esperar un par de año para probar las mieles de Europa ya con la camiseta del Celta, pero ahí queda la anécdota; el día que Revivo jugó con el Maccabi siendo jugador del Celta. Cosas del fútbol de los 90.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada