El primer experimento de Luis Enrique


Fuente: M. Moralejo
Tras semana y media de pretemporada, Luis Enrique ya expermienta con su nuevo equipo. Ayer, en una dura sesión de trabajo de casi dos horas de duración, el entrenador trazó sus primeros onces del curso. Aunque a estas alturas de la precampaña suenen a anecdóticos, lo cierto es que pueden dejar las primeras pistas respecto a por dónde irán los tiros.


Los centrales

Fontás entra en el grupo
Una de las dudas que habían surgido, fomentadas por la polivalencia del propio futbolista, era qué demarcación ocuparía Andreu Fontás, si central o mediocentro. El trabajo que ayer realizó el técnico da las primeras pistas, puesto que Luis Enrique trabajó especifícamente una parte de la sesión con los jugadores defensivos, y en ese grupo entraba Fontás. Cuando el entrenador procedió a distribuir a sus jugadores en dos equipos -aunque con cambios constantes, ya que había más de 22 y por lo tanto rotaban- Fontás ejerció de central en una zaga de tres que completaban David Goldar y Jonathan Vila. En el otro equipo, una pareja conocida, Andrés Túñez y Gustavo Cabral, que durante buena parte de la pasada temporada compartieron titularidad en el centro de la zaga.



Laterales

Una solución provisional
Hasta el mes de agosto es muy posible que Luis Enrique no pueda disponer de toda su plantilla, puesto que algunos jugadores, caso de Jonny, todavía están disfrutando de sus vacaciones, y quedan fichajes clave, como el del lateral zurdo, por cerrar. Esto hace que las probaturas de los laterales de ayer puedan ser meramente testimoniales. Hugo Mallo y el canterano Jordan se convirtieron en los amos de los flancos derechos, mientras que en el izquierdo Bellvís se movió en su posición natural y Toni ejerció en el otro once. Luis Enrique optó por el futbolista coruñés para ocupar un puesto que sigue a la espera de ocupante, puesto que se trata de la banda en la que se mueve habitualmente, aunque sea unos metros más avanzado.



El centro del campo

Rafinha y Oubiña
Dónde se ubicará a Rafinha Alcántara es otra de las incógnitas que sobrevuelan al nuevo Celta. Por lo de pronto, ayer Luis Enrique le alternó en el doble pivote formando pareja con Borja Oubiña, y en una línea de tres, junto al capitán y a Augusto Fernández. En esta distribución, los dominios de la zona derecha eran para el internacional argentino, situándose el hijo de Mazinho más caído a la izquierda. Álex López, Levy Madinda y Michael Krohn-Dehli también son las fichas que Luis Enrique ya dispone a su antojo en el centro del campo celeste. El internacional danés, como viene siendo habitual, se mueve a la izquierda de sus compañeros.



El ataque

Tomando posiciones
David Rodríguez y Fabián Orellana formaron la pareja de atacantes con la que Luis Enrique coronó uno de sus onces, concretamente el que exhibió la defensa de cinco jugadores con los tres mediocampistas. Porque ese fue uno de los esquemas empleados por el técnico un 5-3-2 que se distinguió del 4-3-3 y del 4-2-3-1 que definió al otro equipo. En este el peso ofensivo se lo repartieron Charles, Jota y Nolito. El último pichichi de Segunda se movió por el extremo zurdo, mientras que Nolito ensayó en la banda derecha y Jota en el centro. El juvenil Yelko aportó su granito de arena como pediapunta.



Intensidad

El balón como puesta a punto
Más allá de los ensayos, el entrenamiento matinal, único de la jornada, sirvió para comprobar cómo la pretemporada del Celta se rige por el balón. Los rondos mandan, y el equipo busca avanzar metros a través del campo y conectar líneas. De hecho, el trabajo que los jugadores desarrollaron ya divididos en onces no incluía el mirar a puerta. Eso queda para otro día. Por el momento Luis Enrique moldea su Celta alrededor del esférico, ese que hace más llevadera la pretemporada, pero que resulta igualmente exigente para los futbolistas.

0 comentarios:

Publicar un comentario